Producción agrícola bajo estructuras fotovoltaicas (energía solar)

¿Te imaginas poder producir energía y a la vez mejorar el rendimiento de tus cultivos? Los sistemas fotovoltaicos ahora hacen posible la autonomía y el incremento de la producción agrícola.

La granja experimental del Lago de Constanza, en Alemania, optimizó el rendimiento de sus cosechas gracias a la tecnología agrovoltaica, mientras sus vecinos se quejaban de como las altas temperaturas había afectado sus cultivos.

El éxito alcanzado es sorprendente y estuvo relacionado con la implementación de la energía solar. La sombra que proporcionan los paneles solares aumentó, en este caso particular, la producción de papas. De esta manera, la productividad de la tierra aumentó al 186% por hectárea.

La hacienda tiene instalado los paneles solares a 5 metros sobre el nivel del suelo, dejando espacio para que crezcan las plantas y paste el ganado, y para que los equipos agrícolas convencionales funcionen debajo de ellos.

La irradiación solar debajo de los paneles era un 30% menor, la temperatura del aire era idéntica, pero las temperaturas del suelo en primavera y otoño eran más bajas.

Cuando llegó el verano, la humedad del suelo era mayor que en sus alrededores, por lo tanto las plantas pudieron soportar en mejores condiciones el incremento del calor y la sequía.

El uso de energías renovables también genera la posibilidad de independencia energética para las granjas. De hecho, los fabricantes de tractores piensan que puede ser muy beneficioso cuando lancen al mercado los vehículos eléctricos, ya que el combustible se generará de forma local y económica.

Los sistemas fotovoltaicos mejoran la producción de alimentos mientras generan energía limpia. El potencial es importante, especialmente para las zonas más áridas.

Propuestas como la desarrollada por la granja del Lago de Constanza, está siendo replicada en China, Vietnam y la India con excelente resultados. El sombreado y la menor evaporación pueden llegar a incrementar en 40% el rendimiento de cultivos como el algodón y el tomate.

 

 

Fuente: ecoinventos.com y portalfruticola.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *