¿Como reciclar las lámparas flourescentes?

¿Qué son Las lámparas fluorescentes?

Las lámparas fluorescentes o tubos fluorescentes son utilizadas en un montón de lugares: cocheras, cocinas, algunos baños…

Son tubos de vidrio que llevan electrodos en sus extremos. En su interior llevan pequeñas cantidades de argón y también vapor de mercurio. Lo más curioso de estos instrumentos es que la luz que originalmente irradian es ultravioleta roja, pero la superficie interna del vidrio está revestida con fósforo, que la transforman en luz blanca.

Teniendo estos compuestos tan particulares, el modo de tratarlos no es el convencional. Veámoslo.

¿Es reciclable?

¡Claro! Los fluorescentes están formados por materiales que podemos recuperar y reciclar. Además, algunos tienen en su interior pequeñas cantidades de mercurio que debemos evitar que se emitan al medioambiente.

Tipo de contenedor

Debemos llevar nuestros fluorescentes al un centro de acopio. Allí se harán cargo de él y facilitarán el proceso de reciclado.

Puedes encontrar tu centro de acopio más cercano a través del Directorio de centros de acopio en la CDMX o si eres de algún estado de la República Mexicana en la página de la asociación civil Punto Verde.

¡Desde Solarever te animamos a llevarlos!

¿Cómo se reciclan los fluorescentes?

Una vez los tubos son llevados a una planta especializada en su tratamiento, los pasos que se siguen para su reciclado son los siguientes:

En primer lugar, los fluorescentes pasan por una cinta transportadora en la cual se cortan los cabezales. Después pasan por un sistema de aspiración en el que se recoge el polvo para ser destilado posteriormente. El vidrio se tritura y se limpia para su reciclado posterior. Por otro lado, los cabezales también se trituran y se separan sus componentes metálicos.

Y quizás te preguntes qué se hace con el polvo… muy fácil: se destila y del mismo se obtiene mercurio puro. Interesante, ¿verdad?

¿Qué se hace con ello después?

Este es otro de esos productos de los cuales se obtienen distintos materiales. Son tan específicos que a veces se reutilizan para producir exactamente el mismo producto del que provienen. Otras veces, pueden usarse para cosas distintas.

El vidrio podrá ser usado para hacer nuevos envases y el mercurio muchas veces se utilizará para maquinaria o electrónica. Los metales pueden acabar en fundiciones y acerías y el plástico transformarse en los recicladores de plástico.

Ahora que hemos visto el proceso del reciclado de los fluorescentes, recuerda siempre llevarlos al punto limpio una vez hayas terminado de usarlos o se hayan estropeado. Fíjate en cuantas otras vidas podemos darles a nuestros objetos del día a día.

¡Sigamos reciclando!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *